Cómo dar cuerda a un reloj Breitling - Chronoexpert

Los movimientos de los relojes automáticos Breitling incluyen un mecanismo que da cuerda al resorte central al aprovechar la actividad del cuerpo del usuario. Los movimientos naturales a los que se ve sometido el modelo, ya sea en la propia muñeca o resguardado en un bolsillo, hacen que este funcione. Un curioso sistema que hace de este tipo de piezas algo todavía más atractivo.

Breitling Sea Wolf

Movimientos Breitling

Breitling siempre ha destacado en los movimientos de cronógrafo y ha sido crucial en el desarrollo de esta tecnología a lo largo de innumerables décadas. De hecho, el primer cronógrafo automático de la historia fue desarrollado por la propia Breitling en 1969. Los sistemas automáticos son complejos, ya que están repletos de pequeños mecanismos y piezas que logran absorber la energía producida por el movimiento natural del cuerpo.

Cómo dar cuerda a un reloj Breitling

Breitling recomienda dar cuerda a sus modelos automáticos antes de usarlos en caso de que estos no hayan sido portados durante días. Dale cuerda a tu reloj Breitling antes de ponértelo para salir. Una vez que comiences a llevarlo con frecuencia de nuevo, los propios movimientos de tu cuerpo lo mantendrán activo y con su mecanismo a pleno rendimiento.

¿Cuántas veces debe dársele cuerda a un reloj Breitling?

Para dar cuerda a un reloj Breitling, rota la corona 40 veces en dirección a las agujas del reloj. Si este se ha detenido por la falta de uso, tendrás que tirar de la corona completamente para ajustar la hora. Gira la corona en dirección a las agujas del reloj y fíjate en el cambio entre a. m. y p. m.. Sigue girando la corona en dirección a las agujas del reloj hasta que se muestre la hora y el día correctos. Vuelve a introducir la corona en su sitio y gírala en sentido contrario a las agujas del reloj para fijarla.

La buena noticia es que al aprender a hacer esto con un reloj Breitling, ya sabrás dar cuerda a cualquier otro modelo de la firma, ya que todos funcionan igual. Procura llevar tu reloj Breitling a menudo para mantener el mecanismo activo, así como para disfrutar de su genialidad en tu muñeca.

¿Cómo saber si un reloj Breitling es auténtico?

Imitar es sinónimo de deseo, lo cual no está nada mal, pero también es la causa de que relojes falsos Breitling pululen por ahí manchando el buen nombre de la firma. Porque los relojes Breitling son auténticas obras de arte y tratar de imitarlas es una obscena afrenta. En general, una imitación Breitling se detecta a ojo de buen cubero debido a la mala calidad de la impresión o el grabado del logotipo. Por otro lado, la esfera, la tapa trasera o la caja suelen ser de penosa calidad, por lo que la argucia se destapa enseguida. Si el acabado no es preciso y perfecto, seguramente estés ante un reloj Breitling falso.

Además, son piezas pesadas. Debido a ello, se mueven contigo a medida que tú y tu muñeca se desplazan. Cada modelo está formado por un complejo sistema de pequeños elementos y un resorte central. Gracias a toda esta estructura, cada vez que te mueves con el reloj, este se alimenta y se mantiene activo. Esto es muy difícil de trasladar a una imitación.

El resorte principal es el encargado de acumular toda la energía, que luego usa para poder dar la hora, indicar la fecha o activar otras funciones. Si el engranaje está gastado o es de mala calidad, dejará de funcionar al poco, lo que te obligará a estar dándole cuerda manualmente con frecuencia. Esto suele pasar mucho con las opciones no auténticas.


Posts Relacionados

Write A Comment