Errores que debes evitar a la hora de llevar un reloj de lujo o simplemente al vestir - Chronoexpert

En chronoexpert apostamos por la elegancia en el vestir, el savoir faire. Pero claro, con tantos relojes de lujo entre los que elegir, a veces puede resultar difícil conseguir la combinación perfecta o combinar en consonancia con el modelo que portas. Pero la odisea también se siente sin reloj, porque vestir en sí es complejo. Para solucionar posibles problemas derivados de ello, hemos elaborado este contenido.

A continuación, comentamos los siete pecados capitales que debes evitar si quieres ser la envidia en reuniones y eventos.

Las zapatillas no se llevan con un traje, ¡NUNCA!

Los tenis solo pueden llevarse cuando vas de camino al evento. Una vez que llegues a lugar, más te vale ponerte zapatos de vestir. La verdad es que no nos cabe en la cabeza el hecho de que algunas personas todavía caigan en tan zafia tentación. Con la gran variedad de zapatos de vestir que hay, ¿por qué atentar de esta manera contra la estética? Puede que con tenis te sientas cool, pero lo único que transmitirás será vagancia y dejadez.

Los relojes deportivos no tienen cabida en reuniones formales

Los relojes deportivos son para la acción y la intemperie. Su propia anatomía los delata: gruesos como un lunes sin tabaco, cuesta encajarlos bajo una camisa. El principal problema de esto es claro: no podrás ponerte la camisa con los puños hacia arriba.

Son anecdóticas las ocasiones en las que llevarás un traje que no exija abotonarse según la norma, así que deja el reloj deportivo en casa.

Huye de las correas de oro a no ser que lleves algo de color marrón

Sí, el oro en la correa es difícil de combinar. El único modo de hacerlo, y siempre que apuestes por algo vintage, es si tu indumentaria la dirige el marrón. En caso contrario, el oro no va a ser la mejor opción. El pasar por alto este consejo puede hacerte ver a ojos de los demás como un Ali G de tres al cuarto, y estamos seguros de que lo último que quieres es dar esa impresión.

Sandalias y calcetines ni para los guiris

Cada año que pasa, hordas de homúnculos insisten en ello, pero siempre fracasan. Lo sentimos, un hombre hecho y derecho no apuesta por estéticas tan casposas como estas. Si te avergüenzan tus pies, hazte una pedicura o simplemente opta por otro calzado, pero no andes dando pena por las calles.

Las imitaciones son fáciles de detectar, ¡ojo con eso!

Si alguna vez has pensado en comprar un Rolex falso, que sepas que no estás solo. Si el mercado de imitación es tan vasto, por algo será. Sin embargo, es ilegal y, además, menoscaba la reputación de quien opta por tan deleznable opción.

Descarta lo del exceso de ornamentación

Muchas veces, menos es más, por lo tanto, evita llevar otra pulsera en la misma muñeca en la que ya llevas el reloj. Además, tampoco lleves demasiados anillos en esa mano. Parece una tontería, pero si ignoras este punto, seguramente te verás cargante. Si realmente quieres dar buena impresión, los excesos, de puertas para dentro.

Que cinturón y zapatos cuajen

El gusto por el detalle es crucial. Mucha gente se queda en lo básico, pero para pasar de bueno a grandioso, necesitas dar un paso más allá. Ya sabes, que parezca que vas perfecto sin esfuerzo. Para ello, el color suele ser un pilar básico. Si consigues combinar, por ejemplo, el tono de tu cinturón con el de tus zapatos, lograrás darle un impulso a tu estilo sin que ello te exija romperte la cabeza demasiado.

 

 

Posts Relacionados

Write A Comment