OPERAMOS CON NORMALIDAD + ENTREGA SEGURA #quedatencasa

Relojes Manuales

Los relojes de cuerda manual de marcas como A Lange & Sohne, Cartier, Jaeger-LeCoultre, Panerai y Breitling están disponibles en una amplia gama de estilos y diseños.

Rolex

Cellini

4233

Bueno | 2001
3.050€

Panerai

Radiomir

PAM00721

Muy Bueno | 2018
7.850€

Omega

Speedmaster

145.022

Muy Bueno | 1969
5.900€

IWC

Portuguese

IW544201

Muy Bueno | 2007
11.000€

Jaeger-LeCoultre

Master

144.2.94

Muy Bueno | 1999
8.300€

Franck Muller

Cintrée Curvex

7500 S6

Muy Bueno | 2006
3.550€

Longines

Vintage

Vintage

Muy Bueno
800€

Corum

Golden Bridge

113.550.55/0001 0000R

Muy Bueno | 2008
14.900€

IWC

Portofino

IW510104

Muy Bueno
13.400€

Patek Philippe

Complications

5170G-010

Nuevo | 2018
60.010€

Patek Philippe

Calatrava

3919

Muy Bueno
9.250€

Jaeger-LeCoultre

Master

146.2.17

Muy Bueno
22.050€

Panerai

Radiomir

PAM00610

Nuevo | 2018
4.600€

Patek Philippe

Complications

5040J

Nuevo | 2018
118.050€

Piaget

Altiplano

G0A42107

Nuevo | 2018
14.410€

Franck Muller

Cintrée Curvex

2852

Muy Bueno
6.850€

Zenith

Elite

30.0240.655

Muy Bueno | 2004
4.300€

Rolex

Cellini

5241/6

Muy Bueno | 2016
9.950€

Rolex

Cellini

5115

Bueno | 1998
2.950€

Omega

Speedmaster

311.32.40.30.02.001

Nuevo
5.550€

Relojes manuales para hombre y mujer

Tanto si buscas un elegante reloj de pulsera de cuerda manual como el Patek Philippe Calatrava, como si pretendes aumentar tu colección con cualquier otro reloj de lujo con movimiento manual, debes saber que hay muchos tesoros esperando por ti tanto en el mercado de primera mano como en el de segunda.

Leer menos Leer más

¿Qué es un reloj manual?

Los relojes mecánicos se dividen en dos categorías: manual y automático. Mientras los relojes automáticos recurren a los movimientos del usuario para producir la energía necesaria para funcionar, los primeros obligan a este a darles cuerda de forma manual. Esto se consigue al girar la corona, movimiento que produce energía que es transmitida a través del tren de engranajes al resorte principal. Allí se almacena y se libera gradualmente para mantener al reloj en marcha.

Antiguamente, la mayoría de relojes manuales necesitaban de alguien que les diese cuerda a diario. Sin embargo, a medida que la tecnología relojera ha ido evolucionando, las reservas de energía de los relojes manuales han mejorando sustancialmente. A día de hoy no es difícil encontrar relojes de pulsera de cuerda manual con reservas de energía extraordinariamente largas. Ejemplo de ello es el Panerai Luminor 8 Days, cuya reserva de energía alcanza la nada despreciable cifra de 192 horas.

¿Cuánto cuesta un reloj manual?

El precio de los relojes de pulsera de cuerda manual, tanto para mujer como para hombre, varía profundamente en función de la marca, el modelo y los materiales utilizados para su composición. Mientras que marcas como Nomos Glashutte ofrecen relojes de cuerda manual con caja de acero inoxidable por precios que rondan los 1460 € (1900 $), otros, de mayor complicación técnica y a base de oro blanco o platino, como los de Patek Phillipe, pueden llegar a costar decenas de miles. Generalmente se pueden encontrar piezas más asequibles en el mercado de segunda mano tanto de modelos de relojes manuales vintage como modernos con precios para todo tipo de presupuestos.

Tabla de precios de los relojes manuales a cargo de las marcas de lujo más prestigiosas

Marca de relojes Modelo/materiales de la caja y la correa Precio (desde €/$)
Nomos Glashutte Tangente Ref 101, acero & cuero 1,460€/1,900$
Omega Speedmaster Moonwatch, acero 4,490€/5,250$
Jaeger-LeCoultre Reverso Classic, acero & cuero 4,500€/5,300$
Panerai Luminor Base 8 Days Acciaio 44mm, acero & cuero 5,050€/5,900$
Panerai Radiomir California 3 Days Acciaio 47mm, acero & cuero 6,420€/7,500$
Patek Philippe Calatrava, oro amarillo & cuero 16,860€/19,700$
A Lange & Sohne Lange 1 2015, oro amarillo u oro rosa & cuero 29,800€/34,840$
Jaeger-LeCoultre Duometre Quantieme Lunaire, oro rosa & cuero 35,200€/41,140$
A Lange & Sohne Datograph Classic, platino & cuero 62,900€/73,500$
Patek Philippe Grand Complications 5372P, oro blanco & cuero 72,820€/85,100$

Modelos de relojes de pulsera manuales icónicos a cargo de las mejores marcas del mundo

Las mejores marcas de lujo de relojes como Rolex Jaeger-LeCoultre, Panerai, Hublot, Nomos Glashutte, Omega y A. Lange & Sohne ofrecen un magnífico catálogo de relojes manuales de todo tipo. Muchos de estos diseños se han acabado convirtiendo en relojes míticos y objeto de deseo de los más ávidos coleccionistas.

Rolex Cellini

Aunque Rolex es más conocido por sus relojes de pulsera automáticos, también se ha destacado en los relojes manuales con diseños tan excepcionales como este que nos ocupa: el Rolex Cellini. Llamado así por el orfebre italiano Benvenuto Cellini e inspirado en el arte de la relojería tradicional, la colección Rolex Cellini responde al deseo de ofrecer elegantes relojes de vestir para hombre. Los modelos Cellini vintage, entre los que destacan el Cellini Prince y el Cellini Danaos, están descatalogados, sin embargo, se pueden encontrar fácilmente en el mercado de segunda mano. También son tremendamente populares entre los coleccionistas de relojes de época las diversas variaciones que ofrece la marca, tanto para hombre como para mujer, de su Rolex Oyster Precision.

A Lange & Sohne Lange 1

Fundado en 1845 por Ferdinand A. Lange en Dresde, Alemania, A Lange & Sohne se dedicaba, en un principio, única y exclusivamente, a los relojes de bolsillo para hombre. Sin embargo, en 1994 la marca explotó comercialmente y comenzó un camino de éxito dentro del mercado de lujo. Todo ello gracias al bisnieto del fundador, Walter Lange, y su lanzamiento del Lange 1. Cuando el diseño se presentó ante un grupo de joyeros europeos de prestigio, el éxito resultó instantáneo (no en vano se vendieron los 123 ejemplares existentes en ese mismo momento). El A Lange & Sohne 1 se ofrecía en oro amarillo con una esfera color champán y agujas de oro o esfera plateada y agujas de acero azulado o platino. La esfera se caracterizaba por su claridad y equilibrio; el funcionamiento del reloj corría a cargo de un calibre L901. El Lange 1 mejoró todavía más en 1995 con la adición de una caja trasera a base de cristal de zafiro. Desde su lanzamiento, el modelo ha sido objeto de numerosas revisiones y ediciones especiales; su versión Lange 1A Gold Guilloche Ref. 112.021 es hoy por hoy uno de los relojes más buscados en el mercado de lujo de segunda mano, ya que aparte de su magnífico acabado, es una edición de la que solo se fabricaron 100 piezas. Se caracteriza por una esfera a base de oro macizo mediante la técnica guilloché, este reloj de pulsera de cuerda manual se lanzó para conmemorar la inauguración del segundo edificio de producción de A Lange & Sohne.

Patek Philippe Grand Complications

La marca de relojes suiza Patek Philippe se ha hecho famosa en todo el mundo gracias al exquisito diseño y complejidad técnica de sus relojes. Los Grand Complications son todo un ejemplo de ello y se encuentran entre los relojes manuales más trabajados y elaborados de la firma. Recientemente se ha descubierto que el primer reloj de Patek Philippe de tamaña complejidad técnica fue un reloj de bolsillo de la marca desarrollado en 1898 y en exclusiva para Stephen S. Palmer. Era una pieza tremendamente compleja, con una caja de oro rosa y un calendario perpetuo con repetidor de minutos, cronógrafo con fracciones de segundo, fases lunares y un pequeño timbre. El reloj permaneció en el más absoluto ostracismo y desconocimiento hasta que se subastó en Christie's en 2013 y causó gran revuelo debido a su valor histórico, su magnífico estado de conservación y el precio de 2.25 millones de dólares por el que se vendió. Hoy en día, los relojes Patek Philippe Grand Complications presentan elaborados movimientos de cuerda manual que contienen miles de piezas y tardan meses en ensamblarse.

Omega Speedmaster Moonwatch

Omega introdujo su reloj Speedmaster original en 1957. Formaba parte de la Professional Collection, que incluía también el Omega Railmaster y el Omega Seamaster 300. Durante la década de los 60 del siglo pasado, la NASA informó de que Gordon Cooper portaba un Omega Speedmaster 2998 durante la misión Mercury 9. La agencia de exploración espacial buscaba con ansias que los futuros astronautas usaran solo relojes que pudiesen garantizar la seguridad y la máxima precisión posible. Por ello, se pusieron en contacto con varios fabricantes de relojes de renombre para diseñar prototipos. Junto con Omega, otras marcas como Rolex, Hamilton y Longines-Wittnauer presentaron sus modelos. Sin embargo, solo Omega, con su Omega Speedmaster, fue capaz de superar los estrictos controles y procesos de testeo de la NASA. Desde entonces, la firma ha estado ligada a la institución. Entre sus hitos está el de acompañar a Buzz Aldrin y Neil Armstrong en el alunizaje de 1969. Ambos llevaban puesto un Omega Sppedmaster Ref St105.012. Por ello, al modelo se le conoce también como moonwatch.

Nomos Glashutte Tangente

Aunque su historia es más corta que la de otras muchas marcas relojeras de relumbrón, esta firma alemana se ha ganado rápidamente una buen reputación gracias a sus relojes manuales asequibles y de gran calidad. El Tangente se ha convertido en todo un exponente de la marca. Lanzado en la década de 1990, de corte limpio y moderno con influencias bauhaus, el Nomos Tangente es un reloj redondeado a base de acero inoxidable y considerado por muchos todo un clásico contemporáneo. Ofrece cajas de varios tamaños y colores, así como correas diversas. Todo ello tanto para hombre como para mujer. En función del tamaño de la caja, el Nomos Tangente ofrece calibres Alpha, Gamma o Delta (los tres desarrollados por la propia casa).

Jaeger-LeCoultre Reverso

El innovador diseño con caja reversible del Jaeger-LeCoultre Reverso le ha convertido en objeto de pleitesía constante desde su mismo lanzamiento allá por la década de 1930. Jacques-David LeCoultre ideó el diseño tras reunirse con César de Trey y que este le contara cómo había sido retado por un jugador de polo para crear un reloj que pudiera ser usado mientras se practicaba este deporte. Con un toque art déco, una caja rectangular y un movimiento de cuerda manual A.E. Wenger y Calibre 64 de Tavannes, el Reverso poseía una atractivo especial, ya que la caja reversible con bisagras permitía una personalización superlativa.

Panerai Luminor

Si seguimos con grandes relojes manuales, no podemos olvidaros de Panerai Luminor. Sus primeros pasos se vieron en 1949, cuando los relojeros de Florencia patentaron un nuevo tipo de acabado llamado Luminor. A ello le siguió la creación de una caja Luminor en 1950. Esta tenía forma de cojín con un bisel plano y ancho, una corona que protegía el puente y orejetas integradas fabricadas con el mismo acero que el resto de la caja.

En 1993, Panerai lanzó la Officine Panerai Collection. Fue todo un acontecimiento para la marca, que anteriormente se había centrado casi en su totalidad a suministrar relojes a la marina italiana. Esta colección incluía el Luminor, el Luminor Marina y el Mare Nostrum. 1997 supuso el lanzamiento a nivel internacional de la colección con los mismos Luminor, Luminor Marina y una versión actualizada del Mare Nostrum. En 2002, Panerai presentó el Luminor 50, con una caja basada en el diseño original de los años 50. En 2016 lanzó al mercado otra joya: el maravilloso Luminor Due.

Hublot MP-05 LaFerrari

Lanzado en 2013 en edición limitada, el Hublot MP-05 LaFerrari está inspirado en los motores de la marca automovilística. Ofrece una reserva de energía excepcional de hasta 50 días (1200 horas) y 11 barriletes acoplados en serie. Este reloj manual está hecho con titanio y acabado con recubrimiento PVD negro. El MP-05 presenta un aspecto deportivo único con un tourbillon vertical y calibre HUB9005.H1.6. Viene con una herramienta hecha a medida para darle cuerda al reloj de forma sencilla. El precio del modelo original era de uno 300 000 dólares, pero a lo largo de los últimos años la marca ha ido lanzando nuevas versiones y variaciones del modelo con precios diversos.

¿Por qué invertir en relojes manuales?

Cuando se trata de invertir en relojes, muchos neófitos se preguntan: «¿Por qué debería comprar un reloj de cuerda manual?» Mientras algunas personas lo hacen con la esperanza de que esos modelos de relojes manuales se revalúen en el futuro, otros coleccionistas ven el atractivo de los relojes manuales en su relación directa con la historia de la horología. Vivimos en una época en la que lo automático se ha convertido en norma y muchos descubren que el simple acto de dar cuerda a un reloj a mano tiene un atractivo inefable. Para muchos poseedores de relojes manuales es mucho más que una tarea necesaria, sino un ritual placentero que sigue una estela que se pierde en un glorioso pasado. Los amantes de los relojes manuales afirman también que el hecho de dar cuerda manualmente a sus relojes crea una conexión más profunda con ellos y les permite apreciar en su totalidad la impresionante complejidad de su funcionamiento. Otra de las ventajas a la hora de invertir en un reloj de cuerda manual es la de su mantenimiento, que no es costoso. Por otro lado, el hecho de que no dispongan de rotor significa que ofrecen diseños más aerodinámicos.

Breve historia de los relojes manuales

Hasta que los movimientos automáticos se generalizaron, después de la Primera Guerra Mundial, todos los relojes de pulsera poseían movimientos de cuerda manual. Si bien los relojes de bolsillo de cuerda manual para hombre datan del siglo XVI, no fue hasta mucho más tarde cuando los relojeros se atrevieron a diseñar relojes manuales que se pudieran llevar en la muñeca.

Uno de los primeros relojes de pulsera de cuerda manual fue el que fabricó en 1810 Abraham-Louis Breguet para Caroline Murat, reina de Nápoles. Otro ejemplo fue un Patek Philippe de 1868 a modo de brazalete y exclusivamente diseñado para la Condesa Koscowicz de Hungría. Estos dos diseños contribuyeron a una tendencia que se mantuvo largo tiempo: la de diseñar exquisitos relojes de pulsera para mujer (con un toque muy próximo a la pura joyería) y la de seguir centrando los relojes de bolsillo en los hombres (ya que se consideraban más masculinos).

Los relojes de pulsera para hombres se hicieron finalmente populares cuando los militares se dieron cuenta de lo prácticos que eran durante las contiendas. Omega fue una de las primeras marcas en producir relojes militares. Tras ella fueron muchas otras como Cartier, que creó el mítico Cartier Santos en 1904 (un reloj centrado en el mundo de la aviación), y Hans & Wilsdorf (actualmente conocida como Rolex), que introdujo más o menos a un tiempo sus primeros relojes de pulsera para hombre y mujer hechos a base de plata.

Aunque la invención de los movimientos automáticos trajo consigo una nueva era horológica, las marcas de mayor prestigio siguen invirtiendo en honrar su pasado con la creación de nuevos diseños de relojes manuales. A día de hoy, los relojes de cuerda manual de nueva creación de estas marcas siguen siendo todo un deleite atemporal de exquisita artesanía sumada a las innovaciones tecnológicas más vanguardistas.